Este es un texto que hice y leí en el acto por el día de la diversidad cultural.

En el día de hoy estamos conmemorando, no festejando. Conmemorar significa tener memoria, trabajar la memoria, y pensar sobre algo en busca de no olvidarlo.
Hoy estamos conmemorando el día de la Diversidad Cultural ¿Qué quiere decir esto? Que ya no festejamos que unos conquistadores europeos en tres barcos se hayan topado con América. Que ya no se conmemora un supuesto descubrimiento que en realidad fue una invasión. Ya no festejamos que los conquistadores hayan torturado, esclavizado y asesinado a millones de hombres, mujeres y chicos que vivían en el continente. No, eso se festejaba antes. Ya no.
Ahora, lo que se conmemora es que en aquel 12 de octubre de 1492, hace ya 519 años, existió un encuentro de culturas completamente diferentes. El mundo cambió a partir de ese suceso. Fue ese hecho el que marcó un antes y un después. Fue a partir de ese hecho que los conquistadores, supuestos portadores de una cultura superior, comenzaron a dominar a los pueblos originarios tildándolos de salvajes. Por eso hoy también se conmemora que no existen culturas superiores e inferiores.
Hoy, cuando pensamos en el derecho de los pueblos originarios, o sea, el derecho de los descendientes de las comunidades que vivían en el continente antes del año 1492, también tenemos que pensar que no todo lo diferente es inferior. Porque eso es lo que nos vienen enseñando. A eso estamos acostumbrados y nos están acostumbrando, a que todo lo distinto no merece ser tomado en cuenta. A que todo lo alternativo merece ser ignorado o desechado.
Cuando reflexionamos en los más de 500 años de opresión y olvido a la que se vieron atados los pueblos originarios, también hay que pensar en nosotros mismos. A ellos los discriminaron y les dijeron que no eran personas, y los discriminan, hoy en día, se los niega por tener una cultura y forma de vida diferente. Ante esto me pregunto, qué hacemos nosotros ante el diferente. Y la respuesta está a la vista todos los días cuando vemos que se etiqueta a una persona y se la trata en forma desigual por el simple motivo de que vive en una villa, o no tiene el celular más caro, o viene de algún país limítrofe, o es diferente físicamente. Por eso, en el día de la diversidad cultural debemos prestar especial atención a que no todo lo distinto a nosotros debe ser alejado. Todas las expresiones culturales deben ser aceptadas. Todos debemos tratarnos como personas. El día de la Diversidad Cultural también tiene ese mensaje.